Fascistas y antifascistas en la sopa


LAS BUBBLECOINS DE ESTE MENSAJE HAN CADUCADO, ¡MAS SUERTE LA PROXIMA VEZ!. Más informacion sobre BubbleCoins.


05-12-2018  

Proliferan antifascistas por todas partes.

Partimos de la base de que en realidad no es fácil definir el fascismo, aunque se pueda asumir que su origen provenga de la doctrina de Mussolini y se pueda extrapolar al nazismo y al régimen franquista, entre otros, cosa sobre cuyo alcance ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo.

Resulta que lo que más caracteriza al fascismo es la defensa de un autoritarismo a ultranza y la alienación de las libertades individuales a favor de un estado fuerte, autoritario y en el que los ciudadanos deben pleitesía al mismo. En resumen puro servilismo. Para conseguir ese estado, naturalmente todo vale y en esencia el pisoteo de los derechos individuales.

Y ahora aparecen muchos niñatos que se autodefinen antifascistas sin saber lo que es el fascismo, y encima aplicando las mismas técnicas que en principio combaten. En realidad han existido siempre, pero como ahora hay  más estómagos agradecidos y cómodos que después de romper cosas por la calle e incitar al odio se vuelven tranquilamente a cenar a casa a mesa puesta, se nota más. Por cierto, lo que rompen lo han pagado o pagarán los que les dan de cenaren su casa, o sea sus padres, no nos equivoquemos.

La adscripción al antifascismo se la autootorga cualquier ignorante que no sabe de lo que está hablando y se dota de una legitimidad para defender aquello de lo que no sabe nada, hasta el extremo de que paradójicamente se comporta exactamente como aquellos a quienes supuestamente combate. No vale la pena ni decir que automáticamente se descalifica a si mismo.

Es decir antifascista es aquel que tiene la ocurrencia de autodenominarse como tal aunque no sepa ni lo que significa. ¡Pues vaya!

Pero conviene decir que gran parte de la culpa de  la aparición de estos autodenominados proviene de la prensa que desde su más supina ignorancia (o interés mediático / mediatizador) se permite el lujo y desfachatez de denominar a los grupos de gamberros que bajo este paraguas salen a cometer desmanes o a amedrantar ciudadanos. Es decir los reconocen como tales y ya parce que les dotan de legitimidad. ¡No señor! Antifascistas de verdad somos muchos, no lo vamos proclamando todos los días y es más, rechazamos a estos majaderos que son los que sí lo son de verdad.

¡Vale!, porque yo diga que soy antifascista, lo ponga en una pancarta y lo publique en redes sociales se me tiene que reconocer como tal. Si eso corresponde o no con mi comportamiento, que ya no decir mis argumentos, no importa.

TOPIC: ACTUALIDAD

Burbuja creada por:


BUBBLEARTICULOS





Contacto

Contacta con nosotros en:

info@bubblecolor.com

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar