Todos antidemócratas


LAS BUBBLECOINS DE ESTE MENSAJE HAN CADUCADO, ¡MAS SUERTE LA PROXIMA VEZ!. Más informacion sobre BubbleCoins.


31-12-2018  

Ahora resulta que se ha puesto de moda tachar a todos de antidemócratas.

En política, la  dialéctica, el debate y la confrontación de opiniones constituye la esencia del desarrollo del juego democrático. Solo así cobra sentido una democracia real.

Pues ahora parece que se ha puesto de moda entre todos los partidos políticos acusar a los demás de antidemócratas.

El caso es que si pegamos un rápido repaso al panorama actual y atendemos a las calificaciones que cada uno hace de los demás, sacamos la conclusión de que todos son antidemócratas. Sobrevolando un poco el escenario y simplificando sin afinar demasiado con las siglas, resulta que para los que podemos calificar (por culturilla general) izquierda, la derecha son unos demonios opresores y para estos, aquellos son los enemigos de la democracia.  Añadamos a los nacionalistas y ya tenemos a todos calificados como antidemócratas por distintas fuentes. Así estamos seguros de que no se nos escapa ninguno.

Es más, incluso si rebuscamos un poco más en sus declaraciones, descubriremos que todos son fascistas, aunque nadie sepa muy bien qué significa. La razón es obvia; este es un término generalmente mal considerado y por tanto muy útil para encasquetárselo al enemigo. Por supuesto con la misma ausencia de elementos de juicio.   

Resulta curioso que cada uno se atreva a calificar a los demás sobre todo sin razones que lo justifiquen, sin hechos que pongan de manifiesto ese supuesto carácter antidemocrática, salvo casualmente el hecho de acusar a todos los demás de no serlo. ¡Vaya panorama! Resulta que estamos en un régimen democrático, en el que parece que nadie cree en él.

                                    

                                                                                            

Una variante interesante es cuando introducimos el concepto de constitucionalistas o no, donde también todos se permiten el lujo de calificar a los demás. Y eso que aquí está más claro. El caso paradigmático es VOX, a quien muchos se atreven de calificar de anticonstitucionalista porque presuponen que en última instancia algo no les gusta de la Constitución. Pero resulta que nunca han dicho que se la saltarían, de donde se deduce que la acatan y que se apoyarían en ella para sus planes. ¡Qué más elegancia y respeto que aludir a la Carta Magna para dentro de su marco cambiarla si fuera necesaria! No como otros que directamente dicen que se la pasan por el forro; es más es que se la pasan.  

La razón de estos despropósitos ¿vendrá del hecho de que cuando uno carece de argumentos o de principios, sólo le queda apelar al grito o a la descalificación del contrincante?

TOPIC: ACTUALIDAD

Burbuja creada por:


BUBBLEARTICULOS





Contacto

Contacta con nosotros en:

info@bubblecolor.com

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar