Glamour tecnológico


LAS BUBBLECOINS DE ESTE MENSAJE HAN CADUCADO, ¡MAS SUERTE LA PROXIMA VEZ!. Más informacion sobre BubbleCoins.


27-01-2019  

No es oro todo lo que reluce en el mundo digital

Mucho se habla de las nuevas técnicas de gestión de recursos humanos, de modelos colaborativos y de experimentos que parece que se han inventado las “tecnológicas” americanas (que de nuevas no tienen nada). Hasta hace poco estábamos saturados y, ahora ya casi hartos, de que nos vendieran la virtud y modernidad de ver entornos de trabajo basados en salas amplias, de colores, con guarderías, con juguetes y espacios para pasar el rato, videomaquinetas, bolas o globos de colores para saltar o jugar, camas elásticas, máquinas de café, salas de ocio, canchas de todo tipo de deportes, y multitud de chorradas para crear espacios donde los empleados fueran más felices… Claro que…, así iban a trabajar más y desde luego todos más felices, pero sobre todo los jefes.

A lo mejor no era para tanto y esa mitología se va desmoronando. ¿No será que tal vez el objetivo sea hacer que la gente se pegue más horas en la oficina, y por tanto dedicando más tiempo al trabajo?¿Eso es compatible con la excesiva presión que se ejerce sobre la gente para que se conviertan en fervientes defensores de sus empresa, que llegan a convertirse en auténticas sectas? ¿Ese es el espíritu que se vislumbra con gran parte de su fuerza laboral, de la que no forma parte de la elite de cuello blanco y que incluso han tenido el valor de ponerse en huelga para defender derechos muy similares a las de cualquier empresa menos glamurosa? ¿Y cuando no les duelen prendas en echar a un paquetón de gente a la calle, sin más ni más?¿Les van a dejar que se lleven las raquetas de padel o las tazas corporativas como agradecimiento a su compromiso e implicación en la empresa?

No serán compañías tan maravillosas cuando no hacen más que ser pilladas en multitud de asuntos turbios, abusando de sus clientes, engañando a todo el mundo, traficando con datos personales, aplicando la ingeniería fiscal más ingeniosa, evadiendo impuestos, saltándose normas y principios éticos, con un desmedido afán de lucro, en fin convirtiéndose en máquinas de hacer dinero de tal manera que ¡hasta los pillan y les caen multas, lo que ya es mucho decir! ¿Cómo se casa eso con sus declaraciones de intenciones, la defensa de sus nobles principios de contribuir no se sabe muy bien a qué, pero muy bien vendidos, para construir una sociedad mejor? ¿Eso es el modelo a imitar, el ejemplo y el paradigma de lo que queremos para esta sociedad?

No hemos o no habíamos inventado nada, ni muchos menos estos recientes aparecidos, porque esto, con menos parafernalia ya se hacía por parte de los buenos empresarios ¡y en todas las partes del mundo! Cualquier empresario bueno y decente sabe que la clave del éxito es tener una plantilla comprometida y eso se consigue con reconocimiento y justicia, pero no a base de chorradas.

Sirva este comentario simplemente para sugerir que las cosas no son tan glamurosas como se piensa. O para los inquietos, que las cosas son mas sencillas de lo que parecen.

TOPIC: ACTUALIDAD

Burbuja creada por:


Antonio Miranda





Contacto

Contacta con nosotros en:

info@bubblecolor.com

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar