Esperanza para el Brexit


LAS BUBBLECOINS DE ESTE MENSAJE HAN CADUCADO, ¡MAS SUERTE LA PROXIMA VEZ!. Más informacion sobre BubbleCoins.


28-02-2019  

Yo siempre había sido optimista respecto al Brexit y estaba confiado, casi desde sus orígenes, en que el sentido común acabaría imperando y que, de alguna manera, los flemáticos británicos acabarían dándose cuenta de su majestuoso error y encontrando alguna forma para salir del atolladero. Me refiero naturalmente tras el resultado del nefasto referéndum.

Esa salida no podía ser otra que acabar renunciando al abandono. Pero tras un dilatado periodo y acopio de paciencia y a la vista del devenir de los acontecimientos de los últimos días casi había tirado la toalla de la ilusión y renunciado a creer en un resultado favorable. La intransigencia y egocentrismo de los dirigentes me había llevado a dejar de albergar toda esperanza de que asomara un poco de sentido común. Al final estoy convencido de que todos son conscientes del tremendo error que supone persistir en sus pretensiones secesionistas. Claro que, prevalece su hipocresía y el guardar las apariencias, sobre todo y en gran medida a cambio de no mostrar debilidad. ¡En fin, vaya espíritu de servicio a la sociedad!

Sin embargo, tras las últimas comedias circenses de los malabaristas y titiriteros, tanto laboristas como conservadores y los que no tiene muy claro en realidad lo que son y mucho menos aquello en lo que creen, pero sobre todo gracias a la inflexibilidad de la Unión Europea, vuelvo a coger ánimo.

El caso es que, sea por lo que sea y dado el atasco que, a lo mejor, en gran medida no sea acaso nada más que una burda escenificación de cara a la galería, para buscar una justificación o causa de fuerza mayor se abren nuevos claros entre la maraña de intrincadas nubes. Y un horizonte a la esperanza.

Con las mociones, enmiendas, censuras, demoras, amenazas, comparecencias, y atascos al fin y al cabo… ojalá acabemos con un escenario que ya proponíamos: retraso en la incorporación (ampliación de plazo), periodo de reflexión, ciertas peleas, algún paripé y teatrillo, para acabar convocando un referéndum para ratificar lo que el pueblo británico había decidió (y así estar seguros) o en su caso incluso no aprobarlo. Así la responsabilidad recae en el pueblo británico, que es soberano, liberándose de la misma sus impresentables interesados representantes. ¡Échale la culpa al otro! De lo que sea.  

TOPIC: ACTUALIDAD

Burbuja creada por:


Antonio Miranda





Contacto

Contacta con nosotros en:

info@bubblecolor.com

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar