Sin miedo al cambio climático


LAS BUBBLECOINS DE ESTE MENSAJE HAN CADUCADO, ¡MAS SUERTE LA PROXIMA VEZ!. Más informacion sobre BubbleCoins.


24-03-2019  

Hace pocos días asistimos a numerosas manifestaciones contra el cambio climático, sobre todo con la loable intención de concienciación de lo que sin duda es un grave probable de supervivencia para la humanidad. Sin ser multitudinarias sí fueron muy abundantes.

Nos encontramos ante un serio problema que en efecto está alterando los ecosistemas y produciendo problemas medioambientales importantes. Desde luego si seguimos así, acabaremos desapareciendo.

Así que lo que hay que hacer es tirar por otro camino. Y por supuesto se puede. Hay al menos un par de detalles que nos permiten afrontar el futuro con el debido optimismo.

Una de ellas es el hecho, objetivo, de que la tecnología lo permite casi todo. Es decir que con la asignación de los recursos necesarios se puede resolver cualquier problema por muy complejo que sea. No lo dudemos.

Pero hay otra reflexión muy interesante detrás de lo que implícitamente se infiere de las protestas. Es cierto que, sobre todo en cuanto a la proliferación de residuos en todas partes, provienen de los restos de productos físicos o emisiones de gases, etc. En resumen, fruto de actividades de las reconocidas como industriales. Consecuencia de una sociedad de consumo basada en efecto en eso: el consumo de productos físicos.

El problema es que consideramos que el progreso está basado en el crecimiento y el crecimiento se intenta identificar con el PIB, indicador que se inventó hace tiempo y que cada vez tiene menos sentido. Simplemente lo utilizamos porque es más fácil (aparentemente) de medir. Con frecuencia se mide una cosa porque se puede medir, no porque realmente sirva para algo.

¿Es necesario consumir bienes físicos para ser más ricos? ¿Se va a ir al garete el mundo si el PIB no crece? La respuesta es no. El crecimiento y el progreso, o sea el desarrollo, tiene poco que ver con la evolución del PIB. Ya hay otros indicadores que intentan reflejarlo. Y ello independientemente de que el cálculo del PIB se vaya adaptando en cuanto a la consideración de sus componentes, lo que al menos viene a diluir o corregir en parte sus perversos efectos. Si no fuera así todavía sería peor.

La tendencia afortunadamente es que acabaremos yendo hacia una sociedad cada vez más de servicios, donde la adquisición de bienes de consumo disminuirá, en parte por nuestra capacidad limitada para ello y por el interés en su adquisición y se decantará hacia servicios que son muchos menos agresivos con el deterioro de materias y del medio natural.

Naturalmente que eso supone incluso el abandono del paradigma de la clave del sensacional avance que supuso la introducción de la sociedad de consumo de la segunda mitad del siglo XX. Pero es que consumo no es solo fabricar cosas.

Que hay muchos intereses económicos detrás, y que cambiará el mundo empresarial, con la desaparición de muchas empresas y la aparición de otras y con la desaparición de muchos puestos de trabajo y la aparición de otros, ¡pues claro! ¿Y qué? Saldremos adelante.

TOPIC: ACTUALIDAD

Burbuja creada por:


Antonio Miranda





Contacto

Contacta con nosotros en:

info@bubblecolor.com

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar