Demócratas a conveniencia


LAS BUBBLECOINS DE ESTE MENSAJE HAN CADUCADO, ¡MAS SUERTE LA PROXIMA VEZ!. Más informacion sobre BubbleCoins.


22-06-2019  

Ya están constituidos los ayuntamientos y algunas comunidades autónomas. Ahora queda la guinda del pastel, el gobierno de la nación.

Afortunadamente se ha rebajado la tensión y la continua banalidad de descalificar a los demás utilizando modos que han imperado durante toda la campaña electoral, bueno en realidad, siempre.

Pero lamentablemente debemos hacernos eco de la escasa cultura democrática de nuestro país. En especial de los majaderos de los políticos, acompañados por los pseudoperiodistas de la farándula, esos que viven de la maledidencia, de la crítica o del análisis indocumentado.

Resulta peligrosa la escalada de acusaciones de antidemocráticos de los oponentes. Que ya se manifestó con creces en la campaña electoral y antes, desde luego. Pero ahora cobra más gravedad si cabe porque se supone que es una situación regularizada. La legitimidad democrática, en especial de los partidos políticos, deriva exclusivamente de su acatamiento de las reglas, lo que lleva implícita su legalidad. Cualquier partido legalmente constituido es por definición democrático y si encima obtiene un montón de votos más. Y sus votantes y sus cargos electos también son demócratas. Existen muchas mejores maneras de ejercer la oposición y la critica que calificarlos de antidemocráticos. Es precisamente el acusador el que no demuestra ese talante y lo que es peor, contribuye al desprecio y desconsideración hacia el sistema que precisamente les ampara.

Especialmente vergonzoso y e inadmisible es cuando cargos ejecutivos con responsabilidades públicas tienen la osadía de permitirse calificar a otros como amenazas a la democracia e imponer vetos o despreciarlos, cuando son tan legítimos como cualquiera. Lo de algunos miembros del gobierno de España ya es para nota, excediéndose sin duda de lo que le corresponde, aunque solo sea por decencia y ética.

Lo de los vetos, líneas rojas o cordones sanitarios es una auténtica vergüenza y una muestra de desprecio al sistema. Los electores son soberanos, su voluntad se expresa en las urnas y las reglas del juego democrático están muy claras. Por supuesto cualquier negociación es asumible y sus resultados dependerán de la habilidad de los negociadores, pero eso forma parte de la esencia del sistema.   

TOPIC: ACTUALIDAD

Burbuja creada por:


BUBBLEARTICULOS





Contacto

Contacta con nosotros en:

info@bubblecolor.com

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar